Julia Alvarez Iguña

Julia Alvarez Iguña
Lic Julia Alvarez Iguña

Vida Cotidiana

Psicología on Line

Psicología on Line
www.juliaiguna.blogspot.com.ar/

Psicología aplicada al Golf

Entrenamiento físico y mental

El deporte nos convoca a divertirnos, lograr objetivos, superarse a sí mismo,  competir. Valores que cada jugador debe asumir, centrándose en una filosofía en común para  concretar  metas individuales y grupales.
Actitud, respeto, disciplina, compromiso, son palabras claves a la hora de establecer la misión y visión  de un equipo.

Llegar temprano, con el equipo completo, respetando horarios y consignas del entrenador, haciendo un “buen vestuario caliente,” para entrenar luego en silencio,  son todas acciones que van configurando los cimientos de una alta cohesión grupal

El entrenamiento es un proceso de tareas y metas a superar. Implica esfuerzo, resistencia, exigencia en cuanto a horas de práctica, sacrificio en el aspecto social, disciplina en alimentación y horas de descanso etc... Es un proceso para ir mejorando constantemente técnicas y aprendizajes que luego se verán plasmadas en el partido.  

El entrenamiento es de por si una tarea monótona, cansadora  y repetitiva, y requiere una “alta motivación”. Por ejemplo luego de un día agotador o lluvioso, aparecen sentimientos de displacer, desagrado, que llevan a buscar una excusa para no entrenar; se llega mas tarde, se practica sin entusiasmo, sin calidad,  sin objetivo de crecimiento, donde no se tiene en cuenta  la palabra respeto por el otro y por el grupo.

Son situaciones que hacen olvidar su verdadero significado. El entrenamiento no es un resultado, son objetivos que nos hacen avanzar semana a semana. Es la identificación de lo que queremos. Nos expresamos a través de ellos, a los que les ponemos piernas y empezamos a competir  por alcanzarlos.

Debemos tomar ese tiempo con absoluta seriedad y compromiso. La pasividad y la indiferencia son los peores enemigos del jugador de rugby.
Es cierto que se necesita tiempo para distenderse luego de un agotador día laboral, y poder estar con  amigos, pero se debe comprender que éste es el único tiempo físico y mental que se tiene para mejorar nuevas habilidades técnicas, tácticas, físicas y psíquicas.

En entrenamiento debe prevalecer  la importancia de la calidad por sobre la cantidad.
Lo mucho no es sinónimo de bueno. Mente y cuerpo deben actuar en conjunto. Es imposible realizar una acción, cuando la mente divaga, cuando no estamos concentrados atendiendo a lo que hay que atender en diferentes situaciones de juego. Cuando se entrena, se entrena; luego habrá tiempo para distenderse y hablar. Es poder jugar el rol de cada momento, en entrenamiento soy jugador, para más tarde ser amigo.

Entrenamiento es precisamente eso: un tiempo para entrenar, física y mentalmente, ya que las habilidades  mentales, como la atención, concentración, también son aspectos a entrenar  en la práctica, y poder repetirlas en el partido del sábado.

Ningún juego es ganado sin la voluntad de ganar, sin la voluntad de entrenar. Para eso debes estar motivado en dar lo mejor de vos, para vos, en ser cada día mejor, mas allá de los resultados de un partido, esos valores internos son el combustible de los objetivos. Sin valores no hay objetivos de superación

Cuanto mayor sea la adversidad, mayor será la oportunidad de valorarse por el esfuerzo y la perseverancia implicada.  La aceptación de los valores y el espíritu del rugby, es lo que también se ira automatizando por medio de la repetición de conductas que iran formando hábitos.
    



Cada jugador tiene diferentes motivaciones  referentes al deporte que practica, y de ellos dependerá la intensidad, cantidad y calidad de energía  que despliegue en esa dirección.

Entrenamiento y partido son sinónimos de un mismo objetivo. El logro de un  resultado. En el partido se podrá ganar o perder. Lo mismo sucederá en un entrenamiento, podré ganar ese día, o simplemente haber estado presente. En el primer caso, el resultado estará relacionado a la motivación interna de ser cada día un mejor jugador,  de haber ganado una simple batalla conmigo mismo.

La fortaleza mental esta relacionada  al entrenamiento de la voluntad, la motivación, la superación de situaciones estresantes, sentir y superar el aburrimiento, ganarse a si mismo en todo y en cada acción,  capacidad de resolver y enfrentar  problemas,  donde el placer es obtenido a través del esfuerzo,   y no solamente por medio de los resultados, el premio, el éxito o los aplausos...

Lic Julia Alvarez  Iguña

0 comentarios: