Julia Alvarez Iguña

Julia Alvarez Iguña
Lic Julia Alvarez Iguña

Vida Cotidiana

Psicología on Line

Psicología on Line
www.juliaiguna.blogspot.com.ar/

Psicología aplicada al Golf

La vida es una eterna competencia (video)

video


Sirve mucho mirar un video posicionándonos en un partido, confundiéndonos con los diferentes personajes e identificándonos con tantas situaciones que transcurren en una competencia. Acaso tal vez, todos estos contextos deportivos tienen similitud con la vida cotidiana, donde muchas de las frases que escuchamos en el video sean tan aplicables a las diferentes realidades del deporte y de la vida misma.

“La vida es dura, eso ya lo sabemos. Cuando te pones de pie, alguien te va a derrumbar, y una vez que estés en el piso, te van a pasar por encima. En esto no hay ningún secreto, te caes, te tropiezas, te empujan, o te caes de cara al piso... Pero cada vez que eso sucede, ponte de nuevo de pie, levántate lo más rápido que puedas, sin importar cuantas veces lo tengas que hacer”.


La vida es dura, el rugby es un juego duro, pero la naturaleza más importante del ser humano es la habilidad de ser duro uno mismo, de exigirse más cada día, cada encuentro, cada entrenamiento, cada competencia. Cuando entreno con jugadores les digo siempre lo mismo: “Tienen que entrenar fuerte, soportar las presiones, buscarse objetivos, jugar para uno mismo. Es muy simple, o jugás o te la juegan, la competencia es feroz y si no soportan la presión, no compitan profesionalmente". Hay diferentes objetivos por los cuales uno realiza un deporte: diversión, pertenencia, estar bien físicamente, competir con los amigos. En cada una de estas situaciones también es necesaria una cuota de motivación, el saber el porqué se realiza cada acción. ¿Qué sentido le damos a las cosas que realizamos?
Nadie dice que va a ser fácil y muchos, cuando los empujan un poquito, o la situación se torna difícil se tiran para abajo. ¿Por qué? ¿Donde están las prioridades? En el deporte no todo es placer, hay muchas situaciones que nos confrontan con la dura realidad, donde lo realizado se opone a lo imaginado. Por ejemplo, ¿Qué pasa en tu vida diaria? ¿Todas las cosas salen tal cual las has planeado? La vida también es una eterna competencia. Es uno contra uno mismo. Estas son las maravillosas enseñanzas del deporte. Entrenamos tanto, nos golpeamos duro y lo ponemos en práctica en el diario vivir.  
Me acuerdo cuando estudiaba en la facultad a mi marido decir “te admiro por la alegría que le pones a lo que hacés”.


Esta alegría se relacionaba a materia pasada, examen aprobado, cuatrimestral terminado. Luego de dar un examen, llamaba a mi familia para comentarle el resultado. Ante el ¿cómo te fue? Mi respuesta era “Adeeentroooooooooooooooo” parafraseando al comentarista Alejandro Coccia que había puesto tan de moda ese dicho en el deporte luego de que un jugador convirtiera un penal. Cada examen es también un penal convertido donde en lugar de entrenar tenés que estudiar.
Por eso, jugáte por tus sueños. No pienses tanto, actuá, decidí donde querés estar y una vez que lo respondas no vas a parar hasta conseguirlo. De esta manera surge el éxito. Depende de cada uno. Todo está dentro tuyo esperando ser puesto en juego por vos. Nadie te va a regalar nada.

Todo ese tiempo que perdés tratando de encontrar respuestas, tu rival lo actúa y te pasa por encima.

¡Así que VAMOS!  Ponete en la cima, corré más rápido, soñá a lo grande, viví mejor de lo que nunca antes hayas vivido. Esto está dentro tuyo, ¿VOS PODES HACERLO!  ¡Hacelo por vos mismo!


¿Querés más de lo que tenés ahora ?... ¡PROBÁLO!


¿Querés ser el mejor?... ¡GANÁTELO!

Ante una situación de amenaza no le pidas consejo a tus miedos porque te van a aconsejar mal, jugá desde tus convicciones, desde tus ganas de llegar. En la vida tenés dos opciones:
El dolor de la disciplina o el dolor del arrepentimiento. 
Elegí la que más te guste.

Julia Alvarez Iguña



0 comentarios: